jueves, 11 de octubre de 2007

El potro debía andar por los 45 años ...


El Potro debía de andar por los cuarenta y cinco años, y cada uno lo llevaba impreso en la cara. Una juventud de novillero sin suerte le había dejado en las pupilas y el gaznate el polvo del fracaso en plazas de tercera categoría, amén de una cicatriz de asta de toro bajo la oreja derecha. En cuanto a su breve y oscura trayectoria como aspirante al título de campeón de Andalucía de peso gallo entre dos reenganches en la Legión, lo único que había sacado en limpio era la nariz rota, dos cejas abultadas e intermitentes a causa de las cicatrices, y cierta lentitud de reflejos a la hora de enlazar acción, palabra y pensamiento. En los timos callejeros a turistas interpretaba bien el papel de tonto: había mucho de real en su desvalida forma de mirar al vacío esperando el clarín del tercer aviso, o el gong de alguna improbable cuenta atrás.
—Lo del tacto es importante —dijo despacio.
—Ozú —corroboró la Niña. El Potro del Mantelete aún fruncía el ceño, como cada vez que se ponía a considerar algo. Del mismo modo, con el ceño fruncido y considerando muy por lo menudo la cuestión, había entrado un día en casa para encontrar a su hermano paralítico en la silla de ruedas, con los pantalones por las rodillas y su cuñada —la mujer del Potro— sentada encima entre elocuentes jadeos. Sin apresurarse ni levantar la voz, asintiendo dulcemente con la cabeza mientras el hermano aseguraba que aquello era un malentendido y que podía explicarlo todo, el Potro del Mantelete se había situado detrás de la silla de ruedas, llevándola casi con ternura hasta el rellano para dejarla caer, junto a su propietario, escaleras abajo con el resultado de treinta y dos escalones haciendo cloc-clac, y una fractura de cráneo mortal de necesidad. La mujer salió librada con una paliza metódica, científica, consistente en dos ojos morados y un K.O. por gancho de izquierda del que se repuso a la media hora, justo a tiempo de hacer la maleta y desaparecer para siempre. Lo del hermano tuvo peor arreglo: enfrentado a una petición fiscal de treinta años, sólo la habilidad del abogado logró cambiar en el ánimo del juez la tesis del asesinato por la de homicidio accidental, con el resultado de absolución in dubio pro reo....

La piel del tambor
Arturo Pérez Reverte

2 comentarios:

Un Israelita dijo...

Una de las novelas mas hermosas que he leido.
Me enamore de Macarena Bruner y tambien de Sevilla. Dejaron de parecerme pateticos gente como la niña, don Ibrahim o el potro y entendi que los marrajos y hasta los curas tienen su corazoncito y pueden llegar a amar.
Sin duda alguna una bonita historia.
Seguramente tambien te gustaria La Reina del Sur, de Perez Reverte tambien.
Que pena que este escritor sea tan cinico en la vida real.

pacobetis dijo...

es verdad que Pérez Reverte a veces deja mucho que desear pero sus libros son bastante buenos. Y tienes razón con la Reina del Sur. Me encanta. además conozco muy bien gran parte de la zona en la que se desenvuelve la acción y eso siempre le da un puntito extra. sobre todo describe muy bien el mar, he buceado ahí y lo conozco bastante.
saludos